Follow by Email

Translate

martes, 24 de octubre de 2017

- En tiempo de aguaceros -

Como ese fuerte olor a tormenta que aparece ya el día anterio. Ese suave viento que llega cual premonición con el único consejo de que te abrigues.

Lo notas en ti; en tus adentros.
Notas cómo la hecatombe susurra tu nombre por las paredes del dos por cuatro de tu cabeza.
A la par que ese sentimiento de desafío va dejando una banda sonora de carcajadas.

Todo ello alentado, como no, por el diablo rojo de tu hombro; que burla tras burla se alimenta de tu paciencia. Algo que por desgracia has ido perdiendo con el paso de eso que llaman lecciones.
Sería fácil la verdad. Lo he hecho mas veces. Es simplemente cerrar una puerta. Tapar con fuerza los ojos, para así ignorar todas esas ilusiones que la atrancan, y cerrarla.
Quizás ni haga falta taparlos.
Quizás el diablillo ya haya cumplido su misión y se haya llevado con el todas y cada una de mis esperas.
Como si de una prueba de fuego se tratara, el destino me lanza el mismo cuento. Y yo, cansada de este relato que no deja de repetirse me pregunto: y valdrá la pena esta vez la espera?

Quiero pensar que no soy una loca. Que no soy tan apasional, ni que me dejo llevar por los sentimientos tan facilmente. Quiero pensar que esto que siento es normal.

Waisy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario