Follow by Email

Translate

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Jugando a un tu y yo

Ya no mas esperas. Tengo demasiadas ganas de seguir corriendo.
Así que no quiero pararme. 
No por nadie.
Solo con un alguien.
Alguien que no impida que la suma de los dos acabe por restarme a mí. Que acabe dejando a deber un algo que nunca fue suyo: mi yo.
Hipotecando mis sentimientos a cambio de unos beneficios perdidos. Unos "fondos buitre" de los cuales no fui advertida.
Porque incluso ofreciendo caridad se obtiene algo a cambio.
Sin embargo toda paciencia tiene su limite. Toda enfermedad, su muerte. Y hoy decidí que prefiero sacrificar nuestro "nosotros" a mi "yo". Prefiero un perderte, que un perderme. 
Aposte por un "quererte conmigo" no por un "quererte para mí". Y es que no vale de nada correr detrás de alguien que ya sabe donde estas tu.
Supongo que esta vez la paciencia quiso brindarme su cara más positiva y hacermelo entender sin más. Sacarme sus bombonas de oxigeno de emergencia y golpearme de lleno a la realidad. Mostrarme ese ahora o nunca que tanto necesitaba. Ese "sin hacer un drama,toma tus decisiones"
Dejas entonces de entenderlo para comprenderlo.
Comprendes que ese carro del que tirabas ya no tiene nada que transportar.
Comprendes que eso que te aportaron se quedará en eso: un verbo conjugado en pasado simple.
Comprendes que los besos y las palabras no son contratos duraderos, sino los hechos.
Que los recuerdos no deben dañar,sino enseñar.
Que mi única misión desde el principio no debió ser conquistarte,sino conquistarme

No se aún muy bien en que momento el dolor se convirtió en coraje; ni cuando el miedo a perderte a ti en la esperanza de encontrarme a mi. Ese momento en el que hacer sonreír a la chica del espejo valía mucho mas que cualquiera profecía susurrada por príncipes azules.
No se en que momento. Pero bendito momento...


Waisy.