Follow by Email

Translate

domingo, 17 de septiembre de 2017

Soluciones a corto plazo: Dulces placebos

De esos remedios caseros difíciles de clasificar en si se esta tratando de algo que alimenta nuestro "alivio de conciencia" o,simplemente,  es una rápida patada al problema.
O quizás ambas cosas.
Sin embargo es de hipócritas creer que bastaran cuatro tablones para frenar un vendaval.
Nos mentimos a nosotros mismos con falacias del calibre más simple,  que rezan el pretexto de que "es lo único que tenemos a mano en ese momento". 



En serio? 
Tan simple resulta ser la mente humana? 
O es, tal vez,  esa falsa esperanza desesperada por salir del agujero en un " Ahora y ya".

. Miedo: así es como le llaman algunos.  Es la bolsa de donde nacen todos esos parches caseros; y es lo que nos acerca aún más al vendaval.  Una fina línea en la que lo separa todo. El SI del NO; la cual te sirve para encerrarte a cal y canto sabiendo que no te harán daño.
Pero ... cuanto aguantarás?  
Cuán grande es tu miedo como para seguir parcheando esa puerta con soluciones a corto plazo?  

.Tiempo: eso es lo que nos proporcionan esos remedios caseros.
Un tiempo del cual el miedo se nutre, ahondando aún más en el hueco de esa bala. 
Nos negamos la realidad más veces de las que pensamos al querer normalizar la Ley del mínimo esfuerzo bajo las banderas de esas soluciones rápidas; de esas chapuzas rápidas. 
Y creemos que ya esta. Que seremos inmunes de por vida al dichoso resfriado. Cuando invierno tras invierno nos hemos hartado de cohesistir con ellos. 
Porque,mientras tengamos la oportunidad de ser esclavizados por frases como la  de "salir del paso",nos conformamos con tal de ser bendecidos por la comodidad. Nuestras mentes descansarán tranquilas,pagadas con nuestro mínimo esfuerzo, asegurándonos nuestro máximo debajo de la almohada, en cada sueño que tenemos.
El miedo a la batalla final siempre será mayor que el dolor que causan los placebos. Y nos volvemos a conformar.
Y es que desconocemos el potencial de nuestro arsenal. De todo eso que guardamos bajo nuestra pequeña manga. 

Pero donde queda la curiosidad? Ese deseo por saber cuan potentes son nuestras armas?

By Waisy.

lunes, 31 de julio de 2017

- 7:31 a.m -

Y allí es donde acabé. Donde el fin sin fondo asoma la cabeza tras una loca hecatombe que escapa de todo control que un día tuve; que un día gané. Un control que ahora parece haber sido un simple sueño. Un algo que nunca ha sido realmente mío. Algo prestado por eso que pretendí llamar confianza.
Un control con imposible retroceso bajo la firme opinión de las lagrimas ya secas de mi mejilla. Mientras que mi palpitante motor se aferra a negar esa estúpida idea.
Él prefiere creer en el lado positivo de todo este caos. Inventarme una luz entre tanta oscuridad. Empeñado en recuperar ese adjetivo que fue mío.


Sin embargo toda esa positivista no pudo evitar que una vez más el cristal cayera sobre mí, haciendo sangrar de nuevo mis heridas ya cerradas a cal y canto. Esas en las que tuve que hipotecar mi sudor y racionalizar  mis lagrimas.
Porque en las épocas de bonanza nunca nos acordamos de esas otras de pobreza y hambruna.
El problema aparece cuando crees que ya lo sabías. Cuando la confianza consigue trasladarte a ese espejismo  de confort. Ese dulce placebo que hace perder el miedo y el respeto a las épocas de frío.

Nos creemos mas fuertes, más audaces. Pero si por algo es conocido el ser humano es por tropezar con la misma piedra tres veces.


Waisy.





lunes, 17 de julio de 2017

- Hoy es nuestro siempre todavía -

Quizás nos callamos más cosas de las que deberíamos, y suponemos otras tantas que no. Damos por hecho un sin fín de valores y actitudes de personas que después nos hacen caer en desilusión.
Mas tu no! 
Nosotras no!
Nosotras podemos permitirnos ese escaso lujo sabes? Ese de suponer que la otra estará ahí cualquiera de los 365 días.
Podemos permitirnos borrar el tiempo en nuestro mapa; omitir el cómo buscando el cuando. Que nos importe poco si en la China o en Brasil.
Y sabes por que?
Porque nos lo hemos demostrado. Día a día. Mes a mes. AÑO a AÑO.
Hemos superado un millón trescientas veintitrés mil situaciones cuyos pronósticos cifraban en negativo.
Porque sabemos que a pesar de ser totalmente diferentes, somo demasiado iguales.



Quizás sea esa locura innata nuestra; o quizás tantos años a la espalda. Puede que sean todas esas veces que caímos, o esas risas y sonrisas que nos hemos ido regalando.

Tal vez simplemente se trate de una pequeña mezcla de todo ello. Mas sea cual sea la clave de esta amistad no quiero saberlo. Lo único que pido es que dure.

Lo bonito de todo es que a pesar de haber crecido juntas, aun seguimos conociendonos a dia de hoy: aun seguimos sorprendiendonos.

Quiero,con todo esto, que sepas lo que ya sabes; y es que para mi eres una de las mas grandes personas que pudo regalarme el destino. No solo por lo ya evidente como persona, sino por tu condición de amiga. Por el empeño que pones en que las cosas que realmente valen la pena perduren.

Hoy,a 17 de Julio,quiero recordarte una última cosa más: y es que utilices el día de hoy para recordarte lo mucho que brillas.




Waisy.

lunes, 10 de abril de 2017

-Le llaman crecer-

Tan solo una palabra me hizo falta para que esa idea perdida en el espacio tiempo de esta realidad en construcción,renaciese de nuevo. 
Un camino no muy claro se disponía ante mis pies. Y como siempre la inercia actuó sobre mí empujándome hacia él. Con la conciencia acunada por el echo de que era lo correcto. De que aquello era lo que llaman crecer. 
Sin ver el puerto de destino,confié en la intuición de mis años,y en los séculos de monotonía de esta sociedad,que siempre intenta guiarte a lo "establecido".




Ya no mas revoluciones. 

Toca escuchar. 
Dejar de gritar y oír lo que ahora grita el resto. 
Quizás así un día podamos gritar al unísono con las mismas ideas. Esas que un día creíamos que tanto nos separaban.
Solo recordemos que las ideas nunca cambian,solo cambian las perspectivas desde las que las criticamos.Solo el sentido sobre el que actuamos sobre ellas y la forma en la que nos las llevamos a nuestro terreno.
No es cuestión de revolución o sumisión. 

De lo mío o lo tuyo. 
Sino de lo nuestro.De "responsabilidad"-dicen. De hacer lo correcto. Se trata de llevar esa palabra ("correcto") a tu campo, y hacerla muy tuya. Tanto que salga de forma involuntaria y desde una perspectiva del querer hacerlo. Por tí,no por ellos. Un "correcto" que no parezca "correcto, sino "normal", "innato".
Porque es imposible hablar y escuchar al mismo tiempo.


-Waisy-
Para una vieja amiga...

Se que no eres fiel amiga del tiempo, y que te cuesta esperarlo.
Se que lo tuyo es solucionarlo todo en un "ahora y ya"


Y es que esa gran impaciencia que burbujea dentro de ti por conseguir el resultado final es desesperante (incluso para mí)
Vives en la ignorancia del proceso de creación,expectante únicamente a la solución de este gran problema matemático. 
Y aun a pesar de tanta teoría aprendida,leída y estudiada,sigues sin apreciar lo bonito del desarrollo de una ecuación.
Intentas encontrar horas en vez de minutos en lugares donde la noción del tiempo ni siquiera se ha inventado. Pero no te culpo. O intento no martirizarte mucho por ello,pues se que simplemente buscas la salida rápida a este caos innato tuyo. Pero estas dichas salidas no dejan de ser más que placebos temporales que duermes tus miedos ante los sentimientos a los que te enfrentas.
El verbo no es "buscar". Es "esperar".

Quizás ,querida amiga, sea algo incompatible contigo. Quizás ni si quiera creas que la paciencia pueda ser una virtud,pero lo es.

-Waisy-

viernes, 17 de marzo de 2017

No necesito darte más vueltas.


La emoción de un mensaje nuevo: de tu mensaje nuevo. Comienza a despertar en mí, rabia y nervios al mismo tiempo. Una serie de emociones que se atropellan las unas a las otras en un intento por salir todas a través de esa mueca incongruente de mi cara.
Te leo o no te leo?
Te borro o te brindo un "que tal"?

"Vete". Eso es lo que en realidad quería decirte con mi "que tal". Un "vete" que se ha quedado ahogado en el fondo de mi garganta.


< Antes y después >- eso es lo que empieza mi cabeza a analizar, mientras me pienso que contestarte.
Mi antes de ti. 
Mi feliz ignorancia de tu existencia. 
Y súbitamente: mi después de ti.
Mi constante perdida de la orientación.
Del que quería verte
Del que aun querías verme.
Del que aun pensabas en mi.


"Vete"- resuena de nuevo como bomba en mi. Pero no puedo....la curiosidad por saber a donde quieres llegar es más fuerte.
Aun que puedo intuirlo a cada mensaje que envías. Y es que no podrías ser más evidente aunque quisieras. 
Así pues,es curiosidad o esperanza?

Al dichoso "vete" se le suma ahora el recuerdo de tus constantes idas y venidas. De tus aquí y ahora. De tus hoy no puedo.
Como si de un contraataque mental se tratase,con el fin de ponerle fin a esta perdida de tiempo. Las alarmas de "cuidado" llevan encendidas  en mi cabeza desde que mis ojos visualizaron ese nombre. Entonces,por que sigues?
Y mi dedo frena al instante sobre la pantalla del móvil. Paralizado por tus acciones pasadas. Por el "que hago?"

Lo peor es que sabes que por mucho que ladre este perro no puede morderte. 
.Siempre has sabido como aprovechar mi sed de encontrar ese algo que nunca ha sido tuyo. Mi obsesión por no soltarle la mano a la esperanza y que me susurré que eres tu ese que busco aun no queriendo encontrarle. 
.Siempre has sabido aprovecharte cuando mi garganta estaba seca y mi corazón desesperado.

Pero a diferencia de antes: ya no dueles,ya no siento.
Fuiste,te fuiste y desapareciste de todo sentimiento que un día ancle a ti.
Puede que sólo quede eso,sentimientos. Mas se trata de un sentimiento sin cara ni nombre. Un algo en busca de un alguien que siempre asocio a ti cada vez que vuelves a aparecer.
Quiero pensar que estas palabras no mermaran en mi mente y que,cuando la polilla vuelva a la luz,sabré apagar el interruptor. 
Sabré leer y no responder. 
Mirar y borrar con ese sentimiento sin cara ya desecho.

El tiempo te ha colocado en la casilla de mi vicio. Eso es indiscutible.
De ese chocolate del que no debes comer. Solo esconderlo. 
Pero nunca pudimos conformarnos. Nunca pudimos dejarlo en un ahí.Y siempre acabas saliendo de tu escondite, convirtiéndome a mi también en tu vicio. 
Y es aquí donde me pregunto que parte de ti me concedes en tu mente como para seguir volviendo. Como para seguir acordándote de que yo no me fuy.
Me pregunto que es lo que tanto extrañas de mi. Que es lo que te aportan tantos cafés y terrazas al sol conmigo.

Para mi suerte nunca puede asociar la palabra amor contigo,más si la de obsesión. Una obsesión que he ido curando poco a poco a base de quererme más a mi y alejarme más de ti. Pero por mucho que sepa curarme las heridas, no soy invencible si cada poco regresas,haciendo mella en la herida que creamos. O no lo suficiente...
Cómo olvidarnos si siempre acabas regresando?

-Waisy-

lunes, 13 de marzo de 2017

Hoy

Se ve esperando a esa última gota que desborde el vaso. Mientras tanto su pie continua moviéndose al ritmo de ese monótono ruido que parece no querer cesar nunca.

De repente una risa lo rompe todo.
Irrumpe en ella como relámpago en el cielo. Sin más; sin motivo.

Una risa que no logra entender su significado. Quizás de desahogo. O tal vez por ponerle buena cara al mal tiempo.
Mas no parece ser eterna. Dura solo lo que la canción en terminar.
Y poco a poco el ruido comienza de nuevo. Ocupando su lugar entre su pie y su cabeza.

Tampoco tarda la lluvia en hacer acto de presencia. Esa lluvia que moja hasta el alma. Que empapa todo lo que toca,dejando frío a su paso,y que solo el sonido de esa risa consigue disipar por momentos. Un frío difícil de ahuyentar sino es exhalando positivismo. Más su precio parece haberse incrementado últimamente en el mercado. Lo cual la deja a ella entre la espada y su fuerza de voluntad. Semejante a una guerra de invasión en la que ni se pierde ni se gana,sino que solo hay destrucción. Desgaste constante.

Tiene apenas dos minutos para abrigarse. Chubasquero en mano,gorro,botas....y esa canción: " What Doesn't Kill u"
Se prepara para hacer frente a esa gran borrasca que anuncian las dichas lluvias; y que por no variar,durarán todo el fin de semana .
Lo hace aun sabiendo que regresará empapada. Que la humedad siempre consigue calar en los huesos por muy gordo que sea el abrigo o muy alta las botas.
Y mientras, Jake Bugg,ignorante del caos de su cabeza, continua sonando de fondo en sus casco,obligandola a tararear esas letras:
"You try
 You Bleed
 Then finally you breathe" 

Una vez lista,coge por último las llaves y,antes se salir por la puerta,se vuelve a preguntar que, si realmente todo ocurre por alguna razón; cual es entonces la suya... Cierra los ojos y desecha toda su confianza en eso que llaman tiempo,encargándole a él que lo re-coloque todo,una vez más,en su sitio.

-Waisy-


jueves, 5 de enero de 2017

Ignorancia ligada a algo. A ese algo.

Creen acaso que no duele porque no gritamos?

Hablo de esos que nos ahogan;y cada vez más fuerte. 
Ignorantes ellos de que poco a poco somos más conscientes del calibre que usan.
Pero estamos demasiado ocupados discutiendo el timbre de ese grito que ha quedado a media voz en nuestras gargantas,como para contra atacar todos unidos.

Esa ignorancia ligada a algo. Al poder diría yo. O quizás dinero....
Ignorancia de no probar los zapatos del mendigo por estar sediento de agua turbia. 


Todo tiene que tener un control, o como le llamarían ellos: "organización". El control de un esto y luego aquello sin previos consentimientos. Nos dicen el "cómo" y el "cuándo" sin preguntar si realmente es lo que queríamos.

De moralidad se atreve a hablarnos el ladrón, y del saber estar el payaso.
Expertos en materia de "sacrificios de calle" dicen (con dietas pagadas,por supuesto), como si supieran de lo que están hablando.



En que punto la sed de esa agua sucia deja de consumirlos? Es decir,hay algún límite para ello?
O es simplemente como un cáncer que te destruye hasta matar?

-Waisy-