Follow by Email

Translate

domingo, 25 de septiembre de 2016

Via 2, Plataforma 1, Tren nº 465

Imaginaros por un momento en una estación. En la mas grande que hayáis estado.
Imaginaros a vuestro alrededor un montón de gente yendo de un lado para otro de una forma agobiante. Que cuanto más miran sus relojes mas aceleran sus pasos y menos importan los empujones que dan
Imaginaros en medio de esa gran y estresante masa de personas...


....así es como me siento yo.

El mundo se mueve. Esta claro. Es un concepto incuestionable. Y seguirá haciéndolo un minuto después de que haya mirado mi reloj. No espera. No se para.
Es algo frenético.
Debo moverme,lo se!! Debemos movernos.
O te unes o te quedas atrás. Sencillo no?
No,a veces no tanto.
Tengo mi billete en mano y mi respectivo tren esperando en la vía. Pero.....solo un minuto más,por favor. Déjame observar este vaiben imparable un minuto mas. Déjame analizar este panorama por ultima vez,antes de volverme parte de el.
Mis piernas están en disputa conmigo. Me exigen un descanso. Me dicen que aún tengo tiempo;que ese tren aún no saldrá.
Mis brazos parecen sumarse a esta inmovilización, dejando caer todo mi equipaje al suelo.
Lo peor? Que mi mente no tarda mucho más en unirse a la huelga, susurrándome que me vaya fuera. Que coja aire y que reflexione en el cómo y porque estoy en este punto de la estación.
Así pues mi pequeño dilema ahora es el de tener los objetivos claros pero a su vez encontrarte perdida.
Creo que es importante saber que hacemos en esta ajetreada masa de personas que van y vienen.
Se que tarde o temprano me dejaré engullir por ella,pero no antes sin haber cogido una buena bocanada de aire.

Cuando haces muchos transbordos seguidos en un periodo tan corto de tiempo (de esos que no sabes que tren estas cogiendo y cual estas dejando de coger), creo que es difícil asimilarlo todo en su debido momento. Mi cabeza parece procesar estos transbordos más lentamente de lo que mi cuerpo actúa.




Lo bonito de la vida supongo que es eso; que te arrastra a cambios constante. Sin embargo,muchas veces no te deja tiempo para acostumbrarte a ellos.



                                                 Waisy.