Follow by Email

Translate

sábado, 4 de junio de 2016

Perfeccion

Yo y tu perfección:

Nos negamos la perfección. O eso creemos. Negamos toda existencia de ella. Mas,por que seguimos buscándola? Por que seguimos anelando encontrarla en cada acto,palabra o meta?

Nunca entendí esa persistencia innata del ser humano.
El mundo siempre nos ha susurrado a gritos que la perfección no existe.
No hablo de la perfección de los objetos,como formas perfectas (es decir,un circulo o cuadrado perfecto por ejemplo) o la perfección subjetiva individual,como la madre perfecta. Sino como esa que queremos que nos defina. Esa con la que a veces torturamos a nuestra mente en un intento por alcanzarla.
Creo que la teoría es mas que conocida: todos en algún momento hemos reconocido que no existe la perfección.
Que nadie es perfecto.
Que las modelos están hechas de plástico fino,maquillaje y mucho photoshop.
Que hasta los genios mas grandes han tenido que equivocarse mas de tres veces para acabar descubriendo algo.
Que lo que realmente importa es el interior.
Y que la sencillez vale más que lo complejo.
Si! Todo esto son (o deberían serlos) hechos incuestionables,a los que,por defecto, asentimos con la cabeza como tontos,sin pensar demasiado en ellos.
Hechos que hoy en día el mundo olvida con mucha facilidad.
Parece ser mas fácil buscar algo que no existe,que rendirnos ante lo natural; ante lo ya existente,aceptarlo y mirar el lado positivo de ello.
Sin embargo no puedo evitar creer en la idea de que  su inexistencia nos hace mas fuertes.
Es como si milenio tras milenio la humanidad se afanase (mas aun si cabe) en conseguirla y,eso,nos ayudase a estar un poco mas cerca de esa idea que tenemos de la perfección.
Aun que para nuestra desgracia,hoy en día ya se estan creando ideas o ideales en general que sirven como modelo a imitar por su (falsa) perfección: el aspecto físico,el príncipe/princesa azul,...
Ante situaciones así,la vía menos dañina para tu organismo es la de la convicción en tus propios ideales,en tus propios gustos e ideologías. En definitiva, en tus propios actos. Creer en esa idea que surgió en ti desde un principio y no dejar que los ideales ajenos cambien la estructura interna de tu propia idea.
Superarse a uno mismo siempre esta bien.Claro que está bien! Pero haciéndolo porque crees que puedes, no por el echo de encontrar la perfección en ello.Y eso es un fallo cada vez más habitual en el ser humano.
La solución siempre ha estado ahí: la perfección no existe.Mas leer esa frase no es suficiente. Es hora de creerselo...

 Waisy.