Follow by Email

Translate

domingo, 15 de diciembre de 2013

SOCIEDAD BASURA: Una de huesos sin chicha por favor

"Es que estoy gorda". Es la frase de moda. 
No creo que la culpa sea realmente nuestra. Ese concepto de estar o no estar gordo no siempre lo imponemos nosotros; es la sociedad. Ella determina quien es guapo y quien no, quien esta gordo y quien no.
Ahora bien, como hemos acabado aquí? Como hemos llegado a admirar o desear ser  un saco de huesos recubiertos por piel? Lo se. La metáfora es un tanto exagerada, pero en el fondo cierta. Todo lo que nuestras madres,abuelas e incluso profesores y demás, que nos han enseñado eso de: "quierete tal y como eres" se va perdiendo entre tantos carteles con chicas de photoshop, entre revistas de moda, o en cualquiera imagen publicitaria con una talla 34.

Acaso las hacen tan delgaditas para ahorrar en tela? Es como si las produciesen en cadena. Hayá a donde mires te venden una imagen con el mismo prototipo de mujer: sin curvas.
Para nuestra desgracia vivimos en una sociedad en la que nos gusta todo aquello que sale la tele; todo lo que nos vendan, sea lo que sea. Lo cual nos convierte en victimas perfectas. Es como si fuesen nuestro perro guía: ellos nos marcan una dirección (o en este caso una moda) y nosotros,como tontos, la seguimos. Una dirección a veces un tanto errónea.
Nuestra propia sociedad nos perjudica en muchos aspectos,sobretodo éticos y morales.
Da igual que nuestro vecino se de cuenta de ello, ya que mientras las grandes divas que vemos por la tele sigan diciendo "sí a la delgadez; sí a los huesos", ese vecino nuestro nunca será escuchado ni apoyado en voz alta por más de dos personas.
Yo? Yo también he caído en este gran virus llamado sociedad y en esta tentación en la que sigues cayendo aun sabiendo cuales son sus efectos: las modas. A pesar de criticar a todas esas personas que se dejan llevar por ellas (categoría en la que me incluyo) también opino que es difícil,realmente difícil, mantenerse inmóvil cuando todos los demás están corriendo. Lo triste de esto es que corren, no porque así lo desean ellos mismos, si no porque la sociedad se lo pide y ellos obedecen.
He llegado a una conclusión: nuestra sociedad es asquerosa. La veo como la vieja Iglesia en épocas de su mayor apogeo; esa capaz de tener un ejercito propio solo con pedirlo.
La sociedad nos dice como ser,como vestir y que talla usar. Mas los realmente culpables somo nosotros por caer en su juego; un juego capitalista,materialista y, sobre todo, SUPERFICIAL. Un juego que con frecuencia se interpone entre quienes somos y quienes quieren que seamos


Firmado: una chica descontenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario