Follow by Email

Translate

sábado, 10 de diciembre de 2016

Echa de frío y piedra

Sus calles,bañadas dos días si y uno no por la lluvia,recogen el retintinear de las gotas en cada esquina. Esas gotas que parecen crear una melodía propia al caer con ímpetu en los suelos enladrillados de la capital.


Mientras el gris se apodera del cielo, mi pelo maldice cada una de mis andainas sin paraguas por sus estrechos callejones. Mi pies,a su vez, van recogiendo esa fría humedad que cala en los huesos. 

Humedad que parece ser inmune a todas esas bufandas,abrigos y botas que decoran con pasos rápidos las aceras.
Es un frenesí de viandantes que,en su intento frustrado por resguardarse de la lluvia,se ven frenados por el cumulo de paraguas entre soportales,que chocan los unos con los otros.


Waisy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario